21 de abril de 2009

Edimburgo

Edimburgo me ha encantado, es una ciudad preciosa con una historia en cada esquina, y casi siempre del tipo macabro, o sea, de las que molan.


The Royal Mile, originalmente cargada por el_txetxu.

Por ejemplo lo que sucedió en Mary King's close . En la oldtown de Edimburgo hay una avenida conocida como The Royal Mile que une el castillo con el palacio de Holyroodhouse. Por debajo de la avenida hay un entresijo de calles subterraneas que datan del siglo 17, calles con pendiente que estaban distribuidas de forma que la gente mas pudiente vivía en la parte alta y los mas pobres abajo. Dada la ausencia de alcantarillado en la época, la gente hacia sus necesidades en un cubo y las tiraba a la calle, por lo que no debía ser muy agradable vivir en la parte baja de una calle en la que podían vivir mas de 600 personas.

Cuenta la leyenda que en plena epidemia de peste, el alcalde de Edimburgo decidió tapiar las entradas a la oldtown dejando a los enfermos morir encerrados en condiciones nada envidiables mientras los sanos paseaban sólo a unos metros por encima de ellos. Años después se habilitó una entrada a estas calles en uno de los callejones de la avenida Royal Mile conocido como Mary King's close, se utilizó como refugio en las grandes guerras, para quedar finalmente como lugar de visita obligado para los visitantes de esta ciudad. Una medium que visitaba uno de estos sobrecogedores túneles sintió que le tiraban del pantalón, era una niña sucia y harapienta que le preguntó: "¿Has visto mi muñeca?". La medium salió a la calle, compró una muñeca y se la llevo a la niña, esta la cogió y se desvaneció para no volver a aparecer. Desde entonces muchos visitantes de los que bajan dejan un peluche o muñeca en la habitación en la que apareció la niña.


La guia que nos enseñó los tuneles, vestida de época, paró en la habitación de la niña y nos explico lo de los muñenos, hizo incapie en que no seamos crueles con la niña enseñando un disco del grupo "Westlife" que alguien dejó por ahí... ya hay que ser malo para hacerle eso a la pobre niña.

2 comentarios:

Jesús Botias Rubio dijo...

Figura, espero que me enseñes las fotos del viaje.

Saludos
Jesús Botias

Miguel Angel dijo...

Que supersticiosos que son los escocíos, pero claro, si soy la niña y encima del disco de westlife me dejas un disco de conchita igual abro el suelo y salgo con todos los demonios del averno para apoderarme de tu alma...