12 de noviembre de 2008

Las dos torres, el primer avión y el porrero

Ya en la antigüedad mas antigua, los padres próceres de la humanidad se valían de la técnica pictórica conocida como pintura rupestre para dejar constancia de las costumbres y vivencias mas relevantes en la pared de su cueva. Este arte fue evolucionando a través de los crones, pasando a medios mas manejables como el lienzo o el papel, se conoce que en ese momento se inventó la mudanza y la gente quería llevarse su decoración de un sitio a otro, así que el nuevo soporte nació de la necesidad.

En Calasparra todavía podemos disfrutar de algunas muestras de arte rupestre mural en lugares como "Los abrigos del pozo", donde los calasparreños de miles de años atrás se cobijaban. Me llena de orgullo ver como los descendientes de aquellos hombres continúan con la tradición hoy día, aunque como las cuevas de ahora pillan un poco lejos, utilizan la abundancia de paredes que el boom de la construcción ha dejado en el pueblo para dar rienda suelta a su creatividad. Bueno, creatividad tampoco mucha, ya que en la pintura rupestre moderna lo que mas abunda son los motivos genitales, los monigotes porreros y la típica firma del autor.

Hace unos años apareció en el callejón de mi calle una pintura que me resulta llamativa mas que nada por el motivo, que es a la vez distinto a todos los nombrados y ya de por sí sorprendente: se trata de una representación del 11-S, con sus dos torres y la silueta del primer avión, que según la visión del artista, estaba en llamas antes de estrellarse (...ahí lo dejo, para los conspiranoicos). Eso sí, esta representación pictórica va acompañada por el clásico porrero ya que supongo, acompañarla de una polla habría quedado irrespetuoso.

Las dos torres, el primer avión y el porrero. Foto: TxEtXu.

1 comentario:

Purkinje dijo...

Cojonudo! tenemos un psicopata en potencia. Como dicen por ahi, el futuro hitler esta picao al age of empires. Pues al futuro Bin Laden puedes tenerlo en el mismo portal de tu casa! Oye, interesante detalle que pinte las torres en llamas. Seguro que se los imagina ya todos muertos y cuando colisionan en las torres explotando, con hongo nuclear incluido. Ahiii la tele que daño hace jajaja