23 de febrero de 2009

La casa del cuento

Este fin de semana tocó visita a unos amigos en Valencia. Cuando me encontraba esperando en un cruce me fijo en un tejado "raro" que sobresale del patio de un edificio. Digo raro porque tenia una chimenea muy grande en comparación con el tamaño de la casa y un tejado con una inclinación subrealista que desde luego no es lo mas común en medio de Valencia.


Pensé lo unico que puede pensar un calasparreño de origen: "¿qué pijo es eso?". Mi curiosidad de gato que conserva al menos 2 de sus 7 vidas me llevó a cruzar la avenida y asomarme a la tapia de metal para ver la casa mas de cerca. La pena es que habia otro muro que me impida verla mejor. Aunque a esta distancia se distiguían algunos detalles como una cigueña de coña en la chimenea.



Me fui con la duda de qué era eso, aunque formulé varias teorias que van desde una monumental casa de juegos de 2 plantas con la que soñaría hasta el mismisimo Froilan, hasta que la casa pertenece al Señor Plofy. Un simpatico gnomo gruñón al que de la noche a la mañana, en plena borágine ladrillil, le construyerón un edificio alredor.

2 comentarios:

ivaj "el gelfing" dijo...

sin duda alguna eso es un burdel para hobbits

Rafa dijo...

Txetxu cuento que viste cuando estubiste dentro...